sábado, 19 de noviembre de 2016

UN DURO DEL TEA PARTY AL FRENTE DE LA CIA


Fiel a sus dichos de campaña, y a quienes han apoyado su candidatura, Donald Trump ha elegido a un ex militar, empresario, representante del conservador Tea Party y miembro vitalicio de la influyente Asociación Nacional del Rifle para conducir los destinos de la Agencia Central de Inteligencia.

Pocas personas parecen estar más en sintonía con ideas expresadas por el presidente electo Donald Trump durante la campaña electoral que el representante por Kansas, Mike Pompeo.

El nuevo Director de la CIA, es un hombre brillante que egresó de la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point, graduándose en “Ingeniería Mecánica” y en el primer puesto de su clase.

Luego de un breve periodo de servicio en Alemania, dejó el Ejército de los Estados Unidos para cursar la carrera de derecho en la Universidad de Harvard. Allí también se destacó. Fue editor de la prestigiosa Revista de Derecho de Harvard.

Después de trabajar un corto tiempo en el estudio legal Williams & Connolly, abandonó la profesión de abogado para desempeñarse como un exitoso empresario. Fundó la compañía “Thayer Aeroespacial”. En 2006, vendió su participación accionaria en la empresa que había fundado, que pasó a denominarse Nex-Tech Aeroespace.

Fue entonces cuando Pompeo se interesó por la industria petrolera. Se convirtió en CEO de Sentry International, una empresa que produce y vende equipamiento para yacimientos petrolíferos.

UN ENEMIGO DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Al arribar a la Cámara de Representantes, en 2010, Mike Pompeo se convirtió en un activo lobista en favor de los intereses de la industria estadounidense.

De su vinculación con la industria de los combustibles fósiles saldrá su oposición militante contra el calentamiento global y su desprecio por los riesgos medioambientales de todo tipo.

Como representante introdujo una ley obligando a la Comisión Federal Reguladora de Energía a expedirse en un plazo máximo de doce meses sobre cualquier solicitud de instalar una nueva tubería de gas natural. Un plazo tan corto dificultaría una correcta evaluación del impacto ambiental de los nuevos gasoductos. Afortunadamente, el proyecto de ley terminó siendo rechazado por el Senado.

Relativizando la existencia del cambio climático, en 2013, dijo: “Hay científicos que piensan un montón de cosas diferentes sobre el cambio climático. Para algunos estamos calentando al planeta, para otros lo estamos enfriando. Hay incluso otros aseguran que, en los últimos dieciséis años nuestro entorno ha permanecido relativamente estable.”

En su labor legislativa, Mike Pompeo se ha opuesto a los controles sobre las emisiones de gases efecto invernadero y ha apoyado la eliminación de la Agencia de Protección del Medioambiente de los Estados Unidos.

Incluso ha pedido la supresión de los créditos fiscales para las industrias que producen energía eólica.

Su radicalizada posición medioambiental lo ha llevado incluso a oponerse al etiquetado, en los productos alimenticios, que advierte a los consumidores que están adquiriendo organismos genéticamente modificados.

APOYO A LA TORTURA

Pero, si sus posiciones con respecto a la no protección del medio ambiente o la salud de los estadounidenses son preocupantes, mucho más intimidantes son sus argumentos en lo que respecta a las libertades individuales y su islamofobia.

Mike Pompeo se ha caracterizado por su apoyo a los programas de vigilancia interna implementado por la Agencia Nacional de Seguridad y que fueran revelados por el desertor Edward Snowden.

Precisamente sobre Snowden, Pompeo sostiene que es un criminal que debe ser extraditado de Rusia, sometido a juicio por traición a su país y, en caso de ser encontrado culpable, debe aplicársele la pena de muerte.

Con respecto a los programas de vigilancia doméstica escribió: “Estoy convencido de que las acciones de recolección de inteligencia (de la NSA) no sólo son lícitas y constitucionales, sino también coherentes con la misión crítica de derrotar al terrorismo radical islámico.”

Además, en 2014, Mike Pompeo fue uno de los más decididos defensores del empleo, por parte de la CIA, de las técnicas de interrogatorio mejorado que suelen incluir prácticas de ahogamiento simulado.

En una entrevista radial con el presentador Hugh Hewit llegó a declarar: “La información que hemos obtenido del programa de interrogatorio mejorado es importante, y condujo directamente a la captura de Osama bin Laden.”

Recordemos que, en 2009, durante su segundo día en el cargo, el presidente Barak Obama firmó una orden ejecutiva prohibiendo a la CIA recurrir a esas técnicas de interrogatorio. Ahora, el presidente Trump, a sugerencia de Pompeo, podría restablecerlas.

Dentro del ideario del nuevo Director de la Agencia Central de Inteligencia ocupa un lugar especial la lucha contra el terrorismo yihadista.

Pompeo es conocido por su marcada islamofobia. En 2013, después de que se produjeron los atentados explosivos, durante el Maratón de Boston, responsabilizo indiscriminadamente a los líderes religiosos musulmanes por los hechos.

Cuando los ataques terroristas más devastadores en América, en los últimos veinte años -dijo Pompeo en una intervención en la Cámara de Representantes- vienen abrumadoramente de personas de una sola fe, y se realizan en nombre de esa fe, una obligación especial recae sobre los líderes de esa fe. En lugar de responder, el silencio ha hecho que estos líderes islámicos, a través de toda la América, sean potencialmente cómplices de estos actos, y aún más importante, en los hechos que se puedan producir a futuro.”

Consecuentemente con esta línea de pensamiento, Pompeo ha tomado parte de una iniciativa destinada a prohibir la inmigración musulmana a los Estados Unidos.

ESCASA EXPERIENCIA EN INTELIGENCIA

Elegido representante en 2010, como parte del movimiento republicano conservador conocido como “Tea Party”, la experiencia conocida en materia de inteligencia por Mike Pompeo en muy relativa.

Solo ha integrado el Comité Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el Subcomité de Control de la Agencia Central de Inteligencia y el Comité Especial que investigo los acontecimientos que rodearon el ataque contra el consulado estadounidense en Benghazi, Libia, que cobró la vida de cuatro funcionarios americanos, entre ellos el embajador Christopher Stevens.

UN ENEMIGO DE HILLARY

Pompeo ha sido un fuerte crítico del gobierno del presidente Barak Obama. En especial, se ha opuesto al tratado nuclear firmado con Irán y al cierre de la base de Guantánamo.

También ha cuestionado, reiteradas veces y por diversas causas, a la ex candidata Hillary Clinton, en lo que respecta a su actuación como Secretaria de Estado, tanto en los sucesos de Benghazi, como en el caso de la derivación de mensajes y documentos oficiales a su servidor de correo privado de la funcionaria.

Además de estas controvertidas posiciones, Mike Pompeo también se ha caracterizado por su oposición al aborto y su encendida defensa del derecho de los estadounidenses a portar armas de fuego. El próximo Director de la CIA es un caracterizado miembro de la derechista Asociación Americana del Rifle.

Este es el hombre que, el próximo 20 de enero, luego de que el Senado lo ratifique, a los 52 años de edad, se convertirá en jefe de la agencia de inteligencia más poderosa del planeta.


No sabemos si Pompeo, desde su cargo, contribuirá a que el mundo sea un lugar más seguro. Pero, muy probablemente, muchas personas en todo el mundo se sentirán menos seguras con él en ese cargo.