miércoles, 23 de noviembre de 2016

PROMETEDORA ASOCIACIÓN ESTRATÉGICA DE MARRUECOS CON ETIOPÍA Y MADAGASCAR


Mohammed VI continúa su promoción de los intereses de Marruecos en África con visitas de Estado a Etiopía y Madagascar preparando el reintegro del Reino a la Unión Africana.

LA INICIATIVA DIPLOMÁTICA DE MARRUECOS

Marruecos se dispone a retornar, en la Cumbre de Addis Abeba de enero de 2017, al seno de la Unión Africana, organización de la que se distanció en 1983.

Para facilitar este retorno, Mohammed VI ha lanzado una ofensiva diplomática fortaleciendo la cooperación con los países del Sur del continente.

En una primera fase visitó a Senegal, Ruanda y Tanzania. Luego Mohammed VI debió interrumpir su gira debido a que Marruecos era anfitrión de importantes eventos internacionales vinculados con la protección del medioambiente: Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 22) y la 
Primera Cumbre para la Acción.

Concluidos con gran éxito estos trascendentes compromisos internacionales, el monarca alauí, ha retornado su iniciativa diplomática en África con visitas de Estado a Etiopia y Madagascar.

En cada uno de los viajes que el monarca realiza, concurre acompañado de una nutrida delegación oficial conformada por ministros, altos funcionarios de empresas estatales e importantes empresarios marroquíes.

Las visitas de Estado constituyen ocasiones propicias para forjar vínculos personales entre los mandatarios, suscribir importantes acuerdos y convenios que terminan impulsando la economía de los países africanos y mejorando la calidad de vida de sus pueblos. Al mismo tiempo abren nuevos mercados para las exportaciones e inversiones marroquíes en África.

VISITA A ETIOPÍA

En Etiopia, Mohammed VI y el presidente Mulatu Teshome presenciaron la ceremonia en que se suscribieron importantes convenios interestatales y diversos acuerdos comerciales entre empresas privadas de ambos países.

Los acuerdos intergubernamentales comprendieron temas tales como servicios aéreos (incluidos vuelos directos entre Rabat y Addis Abeba), cooperación fiscal, agricultura responsable y energías limpias.

El mayor de estos proyectos es la construcción de una plataforma integrada para la producción de fertilizante que implica una inversión global de 3.700 millones de dólares.
En una primera fase, se invertirán 2.400 millones de dólares para producir 2,5 millones de toneladas de fertilizante al año desde 2017 hasta 2022. Esta producción permitirá a Etiopía satisfacer todas sus necesidades locales de fertilizante y exportar los excedentes de este insumo estratégico.

A partir de 2025, en una segunda fase, se invertirán 1.300 millones de dólares adicionales para incrementar la producción de fertilizante hasta los 3,8 millones de toneladas anuales para cubrir la expansión de la demanda de este producto.

El proyecto será llevado a cabo gracias a la cooperación entre la empresa marroquí Grupo OCP y el Ethiopia Climate Innovation Center (ECIC) y se basa en la complementariedad de los recursos naturales. El Grupo OCP aportará ácido fosfórico mientras que el ECIC suministrará potasa y gas.

Estos convenios materializan una asociación estratégica entre Marruecos y Etiopía que constituye un verdadero hito en las relaciones entre países africanos.

VISITA A MADAGASCAR

La siguiente etapa de la gira de Mohammed VI por el sur de África lo llevó a la isla de Madagascar en el Océano Indico.

Entre Madagascar y Marruecos existe un antiguo vínculo. Donde a un pasado colonial común y al lazo establecido por la francofonía, se une el antecedente de que los colonialistas franceses, en 1954, forzaron al rey Mohammed V y a la familia real al exilio en la ciudad malgache de Antisirabe.

En Antananarivo, el monarca alauí y el presidente Hery Rajaonarimampianina suscribieron 22 acuerdos de cooperación bilateral.

En estos acuerdos ocupa un lugar central la cooperación para el desarrollo de energías limpias (eólica y solar) y la lucha por la preservación del medioambiente.

Marruecos colabora con Madagascar en la puesta en valor y la salvaguarda de un verdadero tesoro de la Humanidad que es el Canal de Pangales. Este curso de agua de 665 km de extensión corre paralelo a la costa oriental de Madagascar y es cuatro veces más largo que el Canal de Suez y ocho veces más extenso que el Canal de Panamá.

El canal fue construido por los franceses en la época colonial para utilizarlo en el transporte de mercancías -principalmente vainilla, pimienta y canela, además de madera de ébano y palisandro- permitiendo a los mercaderes navegar la “Costa de los Ciclones” en las traicioneras aguas del Océano Índico.

Actualmente, el Canal Pangalanes sólo se encuentra navegable en 430 kilómetros debido a la falta de dragado, el crecimiento de la vegetación y la falta de uso.

Entre otros aspectos, Madagascar es un país de particular interés para Marruecos debido a que actualmente ejerce la presidencia pro tempore del Mercado Común de África Austral y Oriental (COMESA) que integran diecinueve países de la región.

A través de su asociación comercial con empresas malgaches, las exportaciones e inversiones marroquíes pueden acceder en condiciones muy favorables a este mercado.

VALORACIÓN DE LA INICIATIVA DIPLOMÁTICA

La actividad diplomática de Mohamed VI no ha concluido. En los próximos días el monarca marroquí visitará Nigeria y Kenia donde también suscribirá importantes acuerdos de cooperación.

La actual política internacional de Mohammed VI en África ha despertado el interés de diversos expertos y analistas internacionales. El Director del Observatorio de Estudios Geopolíticos de París, el profesor Charles Saint Prot, por ejemplo, ha señalado que la orientación del monarca alauí hacia África sigue una larga tradición de la política exterior marroquí que se inició en el reinado de Mohammed V, el abuelo del actual monarca.

Solo que hoy, “Marruecos contribuye en aportar su experticia, sus conocimientos, su dinamismo y se presenta como el líder de África moderna”, afirma el experto francés.
El profesor Saint Prot es igualmente categórico en condenar la artificial prolongación del conflicto separatista en el Sáhara marroquí.

“En Argel y en Pretoria los dirigentes, que han arruinado a sus países, viven en tiempos pasados y no han comprendido que no estamos en los años de la Guerra Fría. Por ello, al apoyar a la entidad separatista, estos dirigentes actúan en contra de África y de los intereses de sus pueblos”, afirma Saint Prot.

Nosotros no podemos más que coincidir totalmente con las afirmaciones del Director del Observatorio de Estudios Geopolíticos de París.

A partir de enero de 2017, cuando Marruecos se reintegre a la Unión Africana comenzará para este continente una nueva y más prometedora etapa.