lunes, 26 de septiembre de 2016

JAMAICA RETIRA SU RECONOCIMIENTO AL ESTADO FANTASMA DE LOS POLISARIOS


 
La falta de propuestas y la corrupción de los dirigentes polisarios sumen a la organización separatista en el aislamiento internacional.

Reiteradamente desde esta columna en Total News hemos destacado que el Frente Polisario, la organización separatista creada y sostenida por Argelia para mantener vivo el conflicto en la región del Sáhara, se hallaba en un marcado proceso de desintegración.

Señalamos este hecho cuando el grupo separatista, siguiendo los dictados de Argel, confirmó en el cargo de Secretario General a Brahim Ghali, un dirigente acusado por la Audiencia Nacional de España por crímenes de lesa humanidad y sobre quien pesan incluso acusaciones por delitos comunes, como el de violación.

Hace unos meses, lo reiteramos cuando Marruecos tomó la decisión de retornar al seno de la Unión Africana y veintiocho de los cincuenta y cuatro países que la integran solicitaron que se suspendiera la membresía de la seudo República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en esta organización regional.

Dijimos entonces que este hecho se enmarcaba en un proceso generalizado en que muchos países, en un acto de reapolitik, decidieron terminar con la ficción de apoyar a un Estado fantasma para contentar a Argelia y a ciertas ONG europeas dedicadas a apoyar causas utópicas.

Este proceso hizo que desde el año 2000, 37 países, que en algún momento reconocieron a la RASD hayan retirado tal reconocimiento.

Hoy resulta evidente que este proceso se esta acelerando. Desde el 1º de enero de 2016, tres países retiraron su apoyo al seudo estado inventado por los polisarios: Paraguay, Zambia y esta semana Jamaica.

El miércoles 14 de septiembre, a treinta siete años del momento en que había reconocido a la RASD, en tiempos de la Guerra Fría, el ministerio de Relaciones Exteriores de Jamaica anunció el retiro de ese reconocimiento expresando que: “Jamaica expresa su sincero deseo de que su posición de neutralidad y su continuo apoyo al proceso de la ONU en curso constituyeran un mensaje fuerte de que se coloca entre la comunidad internacional en su esfuerzo para alcanzar una solución justa y pacífica a este diferendo regional prolongado.”

Un factor que ha incidido en gran medida para que muchos Estados revisaran su posición en el conflicto del Sáhara ha sido la falta de propuestas de solución por parte del Frente Polisario y de Argelia. Estos Estados interpretaron que, al no aceptar ningún tipo de alternativas para superar el conflicto, los separatistas tenían la clara intención de mantener el statu quo prolongando el conflicto sin contemplar los padecimientos de la población retenida en los campamentos de Tinduf.

Por el contrario, veían que la propuesta presentada por Marruecos, en el 2007, “La Iniciativa para la Negociación de la Autonomía en la Región del Sáhara”, aportaba un camino realista y posible para superar el conflicto.

Es por ello que, algunos Estados que en el pasado creyeron en los argumentos de los separatistas, hoy los repudian por la corrupción de sus dirigentes, el robo sistemático de la ayuda humanitaria y la intransigencia al momento de buscar soluciones al conflicto.