domingo, 31 de julio de 2016

ALECCIONADOR MENSAJE DE MOHAMED VI


Con motivo del decimoséptimo aniversario de su ascenso al trono de Marruecos, el rey Mohamed VI pronunció un trascendental mensaje que reúne al mismo tiempo las características de balance y hoja de ruta para el futuro del Reino magrebí.

EL DISCURSO
El sábado 30 de agosto, en conmemoración del decimoséptimo aniversario de su ascenso al trono, el rey Mohamed VI pronunció su tradicional discurso de la “Fiesta del Trono”.
Esta alocución anual presenta la versión marroquí de lo que en Occidente se considera el “discurso sobre el estado de la Nación”. Es decir, el balance anual de la marcha del Estado y la oportunidad en que un jefe de Estado realiza el señalamiento de los principales desafíos que deberá afrontar y las grandes metas que buscará consolidar la Nación en los próximos meses.
En esta ocasión Mohamed VI dedicó la mayor parte de su discurso para referirse a cuestiones de política interna del Reino.
LAS ELECCIONES LEGISLATIVAS
El primer tercio de la alocución, lo destino Mohamed VI a consideraciones sobre la forma en que deberán llevarse a cabo las próximas elecciones legislativas. Porque en Marruecos, a diferencias de otros estados del continente,  periódicamente el pueblo ejerce su soberanía a través de elecciones libres, democráticas y pluralistas.
El rey comenzó marcando su prescindencia e imparcialidad en los próximos comicios. Al “único partido al que me enorgullece pertenecer es Marruecos”, afirmo en forma categórica Mohamed VI.
Luego destinó algunos párrafos a una apelación a la responsabilidad cívica del electorado marroquí. Exhortó a los votantes a “elegir y pedir cuenta a los electos”. Y a votar siguiendo los dictados de sus conciencias, tomado en consideración solo los intereses de la patria y de los ciudadanos.
A los partidos políticos, el monarca les señaló que más que destinar sus esfuerzos a llegar al ejercicio del poder debían abocarse a nominar candidatos competentes que dieran evidencias de su probidad y responsabilidad en el servicio al ciudadano.
A las autoridades civiles les indicó su responsabilidad en que los comicios se desarrollaran en un marco de trasparencia e imparcialidad.
Concluyendo con una categórica advertencia a toda la clase política marroquí. “Basta ya de utilizar a la patria para saldar cuentas personales o para realizar estrechos intereses partidistas”, exhortó el monarca.
EL CAMINO AL DESARROLLO
Luego, Mohamed VI, al referirse a la marcha de la economía marroquí destacó, que pese a las dificultades relacionadas con el rumbo de la economía internacional, y a que el país no cuenta con recursos petroleros y gasíferos, eso no ha impedido que Marruecos viva actualmente un proceso de desarrollo sostenido y continuo, gracias al talento y esfuerzo de sus hijos.
Menciono como ejemplos de este desarrollo las inversiones realizadas por la firmar Peugeot, por empresas chinas en la zona industrial de Tánger y el complejo termo solar de Nour-Warzazate, el mayor emprendimiento de este tipo  del planeta.
En dos ocasiones, durante su discurso, el monarca mencionó como los principales socios comerciales del Reino a Francia, España, China, Rusia e India.
DESAFÍOS A LA SEGURIDAD
Un lugar importante ocupó en el discurso real la referencia a los organismos de seguridad. El monarca agradeció su eficiencia y dedicación en la lucha contra los terroristas en el marco del respeto a la ley, los derechos humanos y las libertades civiles.
En este campo, Mohamed VI, mencionó la necesidad de una mayor coordinación entre los organismos de seguridad y las Fuerzas Armadas Reales.
Finalmente señaló, un hecho que la prensa internacional suele omitir, que la cooperación de los servicios de seguridad marroquíes con sus homólogos de otros países amigos habían contribuido a frustrar numerosas operaciones terroristas y evitado enormes tragedias humanas.
LA MARROQUIDAD DEL SÁHARA
Como resulta lógico, el discurso del monarca también incluyó una referencia a la defensa de la marroquidad del Sáhara. En este aspecto Mohamed VI fue categórico al señalar: Continuaremos defendiendo nuestros derechos y adoptaremos las medidas necesarias para hacer frente a futuros deslizamientos. De igual modo, no cederemos ante ningún tipo de presión o intento de extorsión cuando se trate de una cuestión sagrada para todos los marroquíes. Sin embargo, Marruecos seguirá abierto y constantemente dispuesto al diálogo constructivo, con el fin de hallar una solución política definitiva a este artificial diferendo.”
En sus referencias a la política exterior de Marruecos, el monarca mencionó que, Marruecos cumpliría con sus promesas y compromisos con respecto a sus aliados históricos.
Destacó la pertenencia a Marruecos al Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo y la reciente e histórica decisión del Reino de retornar al seno de la Unión Africana para de esta forma contribuir de modo más eficiente a solucionar los problemas que aquejan a las naciones del continente y contribuir a su desarrollo.
MARRUECOS EN EL MUNDO
El discurso de Mohamed V finalizó con el señalamiento de la contribución que hace Marruecos a cuestiones y problemáticas internacionales de impacto mundial.
Mencionó en este sentido, la presidencia que Marruecos ostenta –conjuntamente con Holanda. Del Foro Global contra el Terrorismo y la participación como organizador y país sede de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 22) que tendrá lugar del 7 al 18 de noviembre de 2016, en la histórica ciudad de Marrakech.
Mohamed VI finalizó su alocución agradeciendo a Dios por que Marruecos sea hoy: “un espacio para obras de construcción y desarrollo, y un oasis de seguridad y estabilidad, a pesar de los obstáculos propios de un contexto internacional marcado por la sucesión de crisis y la escalada de tensiones.”

Como ocurre habitualmente con los discursos de la Fiesta del Trono, este texto será objeto de pormenorizados análisis de los expertos en política internacional tratando de comprender hacia donde marcha Marruecos para vislumbrar hacia donde irá África.