miércoles, 11 de mayo de 2016

EL TERRORISMO YIHADISTA LA MAYOR AMENAZA GLOBAL


Los atentados terroristas que provocan más de treinta mil muertes anualmente constituye la mayor amenaza global a la seguridad.

ÍNDICE DE TERRORISMO GLOBAL

El Institute For Economics and Peace es el más importante grupo de reflexión australiano y recientemente ha dado a conocer su Índice de Terrorismo Global 2015 la mejor estadística disponible sobre este flagelo.
Los datos recopilados por el think thank australiano, creado en 2007 por el filantropo tecnológico Stephan Killelea, indican que durante el año 2014 el número total de muertes por terrorismo se incrementó en un 80% en comparación con el año anterior. Este es el mayor aumento anual en los últimos 15 años. Desde el comienzo del siglo XXI, se ha multiplicado por más de nueve el número de muertes por terrorismo, pasando de 3.329 en el año 2000 a 32.658 víctimas en 2014.

El terrorismo sigue estando altamente concentrado, y la mayor parte de la actividad se produce en solo cinco países: Irak, Nigeria, Afganistán, Pakistán y Siria. Estos Estados reunieron el 78% de las vidas perdidas en 2014 por esta causa. Aunque muy concentrado, el terrorismo se está extendiendo a más países; el número de naciones que sufrieron más de 500 muertes se elevó de 5 a 11, un aumento del 120% respecto al año anterior. Los seis nuevos países con más de 500 víctimas mortales son Somalía, Ucrania, Yemen, República Centroafricana, Sudán del Sur y Camerún.
Mientras que la mayor parte de los Estados del mundo no sufrieron una sola muerte por terrorismo. El número total de países que experimentaron al menos una muerte aumentó en ocho, alcanzando un total de 67 estados en 2014. Esto incluye a países de la OCDE como Austria, Australia, Bélgica, Canadá y Francia, que experimentaron atentados terroristas de gran importancia en ese año.
También es notable en el año 2014 la gran intensificación de la amenaza terrorista en Nigeria. Esta nación fue testigo del mayor crecimiento en muertes por terrorismo jamás registrado por ningún país: aumentaron en más de un 300% hasta alcanzar las 7.512 víctimas. Boko Haram, que opera principalmente en Nigeria, se ha convertido en el grupo terrorista más mortífero del mundo. Esta organización prometió su lealtad al Estado Islámico (también conocido como Daesh) como Provincia de África Occidental del EI (ISWAP, en sus siglas en inglés) en marzo de 2015. Además, en Nigeria ha surgido otro grupo terrorista, los militantes fulani, que asesinaron a 1.229 personas en 2014. El grupo fue responsable de 63 muertes en el año anterior.
TRANSFORMACIÓN DE LOS BLANCOS
También se produjo un cambio en los blancos atacados por los terroristas durante 2014, con una disminución del 11% en el número de muertes de personalidades religiosas y fieles. Esto se vio compensado por un aumento del 172% en muertes de ciudadanos comunes.
La mayoría de las muertes por terrorismo no se producen en Occidente. Si excluimos a las víctimas del 11 de septiembre de 2001, solo el 0,5% de todas las muertes se han producido en países occidentales en los últimos 15 años. Occidente ha sido señalado en relación a los países que el Estado Islámico ha llamado a atacar. Eso incluye a EE. UU., Canadá, Australia y los países europeos.
El informe destaca el auge sorprendente de los ataques de lobos solitarios en Occidente. Este tipo de acciones representan el 70% de todas las muertes terroristas producidas en Occidente desde 2006. Además, el terrorismo yihadista no fue el principal impulsor de los ataques de lobos solitarios: un 80% de las muertes derivadas de esta clase de ataques en Occidente son atribuidas a una mezcla de extremistas de derechas, nacionalistas, elementos antigubernamentales, otros tipos de extremismo político y a grupos racistas.

La mayoría de las muertes por terrorismo, en 2014, se produjeron en tres países: Siria, Irak y Nigeria.
Las conclusiones de este informe ponen de relieve la creciente intensidad y propagación de la actividad terrorista a nivel global y apuntan a los elementos subyacentes clave que dan origen al terrorismo. Comprender los factores asociados con los mayores niveles de terrorismo es vital para poder elaborar políticas eficientes de lucha contra el extremismo violento. Sin soluciones a los reclamos o a las causas subyacentes que conducen al extremismo, luchar contra este flagelo será algo infructuoso.