sábado, 2 de abril de 2016

CONFIRMADO: EL TERRORISTA BELMOKTAR ES UN AGENTE ARGELINO


Fuentes de inteligencia occidentales siempre consideraron que el ex militar argelino devenido en terrorista yihadista, Mokhtar Belmokhar, es en realidad un agente de la inteligencia argelina. Ahora, cables secretos del Departamento de Estado americano rebelados por Wikileaks lo confirman definitivamente.

Mokhtar Belmokhtar (1970) es el terrorista más conocido e importante de la región saharo-saheliana. También conocido como “Bellaour” (el tuerto) o Mister Malboro, es un militar argelino que en la década de 1990 se radicalizó marchando a Afganistán para combatir contra las tropas soviéticas. Allí perdió su ojo izquierdo por una herida sufrida en combate.
Regresó a Argelia en 1994 y en 1996 se incorporó a la organización salafista Grupo Islámico Armado (GIA) desde donde pasó al Grupo Salafista de Predicación y Combate (GSPC) en 1998.
En 2007, el GSPC cambió su nombre al convertirse en una franquicia de la red yihadista Al Qaeda y pasó a denominarse Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).
Belmokhtar se instaló en la franja saharo-saheliana que comprende el sur de Argelia y Libia y el norte de Mauritania, Malí y Níger. Allí estableció sólidos vínculos con las tribus saharauis y tuareg que pueblan ese territorio.
Convertido en “emir” de la novena región de AQMI combinó las actividades del extremismo yihadista, con la construcción de una red de tráfico ilegal que comercia con tabaco (de allí su apodo de “Mr. Malboro”), drogas, armas, gasolina y viajeros o cooperantes occidentales secuestrados por otros grupos de la región.
Muchas veces las fuerzas armadas de los países de la zona han intentado poner fin a las actividades criminales del terrorista argelino e incluso anunciaron su muerte, pero siempre Belmokhtar ha sabido escapar al cerco y sobrevivir.
Las sospechas sobre sus vínculos con la inteligencia argelina eran muchas pero no podían ser verificadas. Ahora, gracias a los documentos secretos del Departamento de Estado revelados en Wikileaks, se confirmaron todas las sospechas sobre estos vínculos.
Un cable secreto del Departamento de Estado de los EE. UU., referido al Caso Nº F-2014-20439, Documento Nº C05798096, se le informó a la entonces Secretaria de Estado, Hilary Rodham Clinton que según altas fuentes de la inteligencia exterior de Francia –es decir, la Dirección General de Seguridad Exterior (DGSE) trabajando en Malí durante los días del ataque terrorista del grupo salafista ‘Al Moulathamin –Los que firman con sangre- contra las instalaciones de la planta de gas de In Amenas, en el sur de Argelia, el 17 de enero de 2013.  
Como se recordará un comando compuesto por 32 terroristas yihadistas,  de pertenecientes a varias nacionalidades (once de ellos, el grupo más numeroso eran tunecinos, pero también malienses, argelinos, chaadianos, nigerianos y hasta un canadiense), pertenecientes a ‘Al Moulathamin, partieron de Mali con rumbo a Níger, luego subieron hacia el norte para ingresar en Libia, una vez allí bordearon la frontera antes de entrar en territorio argelino para atacar la planta capturar sus instalaciones y tomar como rehenes a 815 técnicos y operarios que trabajaban en el complejo.
El ataque se saldó, tras setenta y dos horas de tensas negociaciones, cuando las tropas argelinas atacaron el complejo matando a la totalidad de los terroristas. En el ataque también resultaron muertos veintitrés rehenes y un número no precisado de militares argelinos.
El Documento Nº C05798096 precisa que una “alta fuente” (lo que se traduce como una fuente humana: un agente o un informante del DGSE en Argelia) relató la sorpresa y desorientación inicial del gobierno del presidente Abdelaziz Bouteflika al conocer el ataque a la planta gasífera.
Esa desorientación y sorpresa iniciales provenían, según dicha fuente, del hecho de que el gobierno de Bouteflika había establecido un acuerdo “altamente secreto” con el terrorista Mokhtar Belmokhtar, después de que este secuestrara al cónsul argelino en Gao (Malí), en abril de 2012.
El acuerdo entre el gobierno de Argelia y el líder yihadista de AQMI, Belmokhtar, consistía en que este debía concentrar sus actividades terroristas y criminales en Malí y a pedido de la inteligencia argelina (cuya agencia también se denomina DGSE) atacar intereses marroquíes dentro de su territorio en el Sáhara donde según el cable: “the Algerians have territorial claims”, es decir, los argelinos tienen reclamaciones territoriales.
Belmokhtar, siempre según el cable, habría roto el acuerdo luego de que el gobierno argelino permitirá a los aviones franceses que transportaban a las tropas de intervención francesas que llevarían a cabo la “Operación Serval” estabilizando y preservando la integridad territorial de Malí, sobrevolar su territorio.
En síntesis, puede decirse que el ataque al complejo de In Amenas fue una represalia de los yihadistas por la cooperación militar de Argelia con Francia en Malí.
El cable secreto dado a conocer por Wikileaks revela que el gobierno de Argelia mantiene acuerdos y vínculos con los terroristas yihadistas de Al Qaeda en el Magreb Islámico. Que Mokhtar Belmothar tuvo, y posiblemente aun mantenga, vínculos estrechos con la inteligencia argelina.
Por último, pero no menos importante, que en interpretación del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Argelia, y no el Frente Polisario,  es quien tiene “reclamaciones territoriales” sobre el Sáhara marroquí.