sábado, 24 de octubre de 2015

LA PRESENCIA INDIA EN LA GEOPOLÍTICA DE ÁFRICA


 
FORO INDIA – ÁFRICA

Entre el 26 y 30 del corriente mes, en el Complejo – Estadio Indira Gandhi de Nueva Delhi, tendrá lugar la “Tercera Cumbre del Foro India – África”, de la cual participarán 53 países africanos, India y observadores internacionales como Brasil.

El Foro constituye el mayor esfuerzo diplomático llevado a cabo por la India para incrementar su influencia en el continente africano.

En las últimas décadas, el ascenso de la India como actor global es uno de los hechos más impactantes de la política internacional, es por ello que cabe preguntarse cuáles son los intereses de la potencia asiática en África.

SOFT POWER Y PRESENCIA COMERCIAL

Comenzaremos mencionando que, la costa este de África es de gran importancia geoestratégica para la India que busca incrementar su presencia visible en las aguas del océano Índico. Un escenario marítimo donde cada vez más aumenta el número de naves indias, especialmente en la costa de Mozambique, navegan bajo el argumento de prevenir las acciones de piratería.

Aunque hay más pobres en India que en toda África y el promedio del producto interno per cápita del continente es doscientos dólares más alto que el del país asiático. No obstante, desde la Segunda Cumbre del Foro India – África, de 2011, este país ha otorgado 25.000 becas de estudios a las naciones africanas. También se instalaron tres centros de formación profesional, financiados por la India, en Burundi, Etiopía y Ruanda.

Además, India ofreció 7.400 millones de dólares en líneas de créditos muy favorables y hay 140 proyectos de desarrollo sostenidos por ayudas de este programa, en curso en 41 países.

La generosidad de India responde más a intereses económicos y políticos que a razones humanitarias. La ayuda para el desarrollo es un instrumento para incrementar el poder blando de India y reducir las prevenciones de los gobiernos africanos frente al creciente interés indio en los recursos naturales del continente.

Con una población de más de mil doscientos millones de almas, la India posee menos del 0,5% de las reservas mundiales comprobadas de petróleo y se espera que agote sus existencias de carbón en las próximas décadas. Es por ello, que la India, a punto de convertirse en la tercera economía mundial, se verá pronto obligada -para no tornarse en excesivamente dependiente de los abastecimientos provenientes de los países cada vez más inestables de la región de Medio Oriente-, a importar 55 veces más petróleo proveniente de África.

Al mismo tiempo, India requiere del apoyo diplomático de los países de África si pretende obtener un asiento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Aunque al día de hoy no se ha establecido ni el plazo ni el procedimiento de reforma del Consejo de Seguridad, el llamado “Bloque Africano” reúne cincuenta votos en la Asamblea General de la ONU. Esos votos son esenciales para alcanzar los dos tercios necesarios para aprobar la reforma. Además, otros aspirantes a ocupar el codiciado asiento –como Brasil o Sudáfrica- también competirán por el voto africano.

NEGOCIOS COMPARTIDOS

Para forjar una sólida alianza con los países de África, la India debe incrementar aún más sus lazos económicos con la región. Es por ello que el comercio indo-africano ha crecido en forma exponencial en la última década hasta alcanzar los 93.000 millones de dólares en 2013. El país asiático también ha suscripto acuerdos comerciales bilaterales con más de veinte naciones africanas. Sus inversiones crecieron en sectores como las telecomunicaciones, la tecnología de la información, la energía y la fabricación de automotores. El sector privado indio invirtió 10.000 millones de dólares en infraestructura y otras obras de África desde 2008.

Por ejemplo, el grupo Bhrati emprendió once proyectos nuevos de inversión en Nigeria y Uganda en 2014, además de sus inversiones existentes en Burkina Faso, Chad, República Democrática del Congo, República del Congo, Ghana, Kenia, Madagascar, Malawi, Seychelles, Sierra Leona, Tanzania, Zambia y Uganda.

No obstante, las nuevas inversiones de India en África ascendieron a 1.100 millones de dólares, frente a los 6.000 millones de dólares que invirtió China su rival regional en 2014, según el Informe Mundial de Inversiones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo para 2015.

Como señalan Emma Hawdsley y Gerard McCann en su libro: “India in Africa. Changing geographies of power”: “China es indudablemente un jugador más potente que India en la mayoría de los países y sectores africanos”. Precisamente la mayor presencia de la India sirve a los países africanos para balancear la influencia comercial y política de China.

Las exportaciones africanas podrían elevarse hasta alcanzar en el futuro los 120.000 millones de dólares, suponiendo que la demanda india de minerales y combustibles africanos no disminuya. África actualmente suministra alrededor de un quinto del total de las importaciones de petróleo de la India –una cifra que no parado de incrementarse desde que partió de cero en 2005-.

El superávit comercial de África con India está aumentando rápidamente, aunque impulsado en gran cantidad por una estrecha gama de proveedores y de materias primas. Los seis principales exportadores africanos a India son: Nigeria, Sudáfrica, Angola, Egipto, Argelia y Marruecos. Estos países proveen el 89% del total de las exportaciones africanas –en valor- a este país.

UNA PRESENCIA DESTACADA

La Tercera Cumbre del Foro India – África constituye el mayor evento del Diálogo Sur – Sur, al que asistirán más de cuarenta Jefes de Estado y de Gobierno.

Pero una presencia despierta especial interés, la del rey de Marruecos, Mohammed VI, actualmente el líder africano más prestigioso, quien encabezará una nutrida delegación marroquí integrada por altos funcionarios gubernamentales y destacados hombres de negocios.

En la actualidad, Marruecos es el país más estable, con mayor desarrollo institucional y la economía más sólida del Norte de África. Además, de ser el más importante de los socios comerciales de la India que no exportan petróleo.

Aunque no es una nación productora de petróleo, su sólida economía y sus desarrollos de avanzada en el campo de las energías no renovables y la prevención del cambio climático convierten a Marruecos en la voz más autorizada –y la más escuchada- no sólo del Norte del continente sino de toda el África Atlántica. Es el principal interlocutor de África con la Europa comunitaria y ahora también con los países de Asia.

Es por ello que los analistas están particularmente interesados en conocer las actividades que Mohammed VI desarrollará en esta cumbre.